MARCIN SOBOLEV

Marcin Sobolev

Prefiero la niebla a la claridad de un tiempo soleado, probablemente porque en el universo indefinido hay mucho más que soñar que en un mundo donde la felicidad es posible.

Cuando era niño, me sumergía en el sueño gracias a los miles de cuentos que me narraba mi abuela. El pasado festivo y comunista fue la fuente de inspiración de estas innumerables historias.


Tan lejano, tan misterioso, tan extraño, es el pueblo de Ceveriki. El arco iris siempre ha existido. Este fenómeno es mi secreto, sólo se ve en mis sueños. Los colores de este arco iris impregnan totalmente mi visión, mis gestos, mi arte. Cada día que pasa me hace dibujar un detalle más de Ceveriki, la aldea de mi abuela Nina.

Pero nunca vi a Ceveriki...

Productos: de